Este es un blog personal y sólo publica artículos de José Carvajal. © 2017, Agencia de Autor

24 de enero de 2012

Reencuentro con Ignacio Cárdenas Acuña

Ignacio Cárdenas Acuña vive muy cerca de Miami, y quizá no se acuerda que nos conocimos hace años cuando tropezamos por los caminos de este interminable viaje de burbuja que es la literatura.

Y es realmente tan interminable este paseo de las letras que hoy Cárdenas Acuña y yo volvemos a encontrarnos, pero esta vez con la salvedad de que él tiene a cuesta el 40 aniversario de la publicación de su famosa novela negra “Enigma para un domingo”.

Existe además otra razón para el reencuentro, y se la debemos al trabajo desinteresado y humanístico de Jorge Mota, que ha creado contra viento y marea una editorial sin fines de lucro en las entrañas del capitalismo, para difundir sin afanes pecuniarios la literatura cubana de allá. De ese modo Atom Press realiza una labor muy particular y se hace merecedora de respaldo y reconocimiento.

En ese periplo intelectual nace la idea de sacudirle el polvo a “Enigma para un domingo”. En su prólogo a la edición que conmemora del 40 aniversario de esta obra, Rodolfo Pérez Valero asegura que fue la novela fundadora del movimiento de literatura policiaca cubana, y hay que creerle; porque Pérez Valero es especialista en el género, además de ser el autor más galardonado en el Concurso Internacional de Relatos de la Semana Negra de Gijón, España: cinco veces en 19 años.

Asimismo, el reconocido crítico y ensayista José Antonio Portuondo dijo en su momento que aunque “(Enigma para un domingo) es muy chandleriana, puede decirse que se trata de un chandlerismo muy cubano”. El comentario alude al maestro de la novela negra Raymond Chandler, que junto a Dashiell Hammett dejaron su marca indeleble en ese lector de lo policiaco que fue primero Cárdenas Acuña.

También hay todo un historial de alcance y difusión de la obra: más de 200 mil ejemplares en varias ediciones dentro de Cuba, y ha sido traducida al rumano, búlgaro, húngaro, alemán, ucraniano y ruso; es decir, circuló bastante por los países socialistas en los años setenta y ochenta. Y la edición de Atom Press es la primera
y hasta ahora la única autorizada por su autor para el lector hispano de Estados Unidos.

De modo que no es un capricho editorial desempolvar “Enigma para un domingo”. Tampoco es un proyecto vanidoso del propio Cárdenas Acuña, que ya tiene 88 años y vive literalmente consagrado a su literatura en la ciudad industrial de Hialeah, al lado de Miami. A su rescate acudió Pérez Valero, que lo admira desde de Cuba; y el autor sólo ha permitido que los socorristas de Atom Press le pongan un flotador a su valiosa obra literaria, para salvarla de las profundidades del olvido.
_____

© 2012, José Carvajal
(Autorizada la reproducción, sin olvidar firma de autor, sin alterar contenido ni formato)