Este es un blog personal y sólo publica artículos de José Carvajal. © 2017, Agencia de Autor

12 de noviembre de 2011

La mentira y el libro de Miguel Collado

Un libro de Miguel Collado hace pensar que el año próximo habrá menos mentirosos compulsivos, o tal vez menos mentirosos ignorantes del origen de sus mentiras. La obra promete hacer reflexionar a más de uno acerca de cuándo, cómo, dónde y por qué se comienza a mentir. En algunos casos el descubrimiento podría resultar una gran sorpresa; en otros una verdadera derrota para la vanidad y la envidia.

En ese sentido, Miguel se ha tomado esos riesgos con la decisión de publicar “La mentira es una telaraña: reflexiones y pensamientos”, y los lectores debemos estar dispuestos a entrar en esa vorágine del comportamiento humano que data desde el nacimiento del verbo.

Lo primero que propongo es que seamos conscientes de que este nuevo libro de Miguel no es producto de la desesperación. Muchos hemos sido testigos de sus páginas sueltas, aparecidas en los últimos años en una serie de diarios y medios electrónicos. Entonces los temas fueron recurrentes en la triste y efímera vida de cada artículo; hoy conforman un todo, un amasijo intelectual al que su autor impone un orden sesudo y más duradero.

Asimismo, obras como esta salen con el éxito entre las páginas. En muchos casos la aceptación está en el poder de persuasión de los temas, pues tocan de manera especial lo abstracto que paradójicamente da vida a lo más concreto de lo humano, porque la mentira, la envidia, el odio, el perdón, la vanidad, son elementos incoloros que moldean el ser en que nos convertimos de acuerdo con las circunstancias y los amigos que nos rodean.

Los temas de este libro son también universales, porque exploran la esencia de la grandeza y de lo pequeño del ser humano que somos, o del que fuimos o del que aspiramos. Pero “La mentira es una telaraña” cuenta además con la sabiduría empírica de la persona que ya salió de la trampa de la telaraña, algo que ocurre después de los cincuenta.

En resumen, son trece ensayos breves en casi 200 páginas: El peligro del prejuicio; El perdón y la venganza; El acto de agradecer; El dinero, buen servidor y mal amo; El egoísta es un ser solitario; El prepotente, además de mezquino, es orgulloso; El odio en el mundo actual; Diminuta reflexión en torno a la amistad; La vida o ¿el otro extremo de la muerte?; La calumnia, alimento para los pobres de espíritu; La envidia o el camino hacia la infelicidad; La mentira es una telaraña; y La importancia de una frase lapidaria.

Las reflexiones aparecen en una segunda parte con más de ochenta pensamientos o aforismos organizados en orden alfabético, y que no olvidan la importancia del don de agradecer, la amistad, el amor, la bondad, la felicidad, y otros temas no menos profundos. Tampoco quedan fuera comportamientos perjudiciales como la arrogancia, la calumnia, la desidia, la ingratitud, el odio, la maldad, y muchos más.

En conclusión, este libro de Miguel me hace recordar una obra clásica escrita en el siglo XVII: “El arte de la prudencia”, del jesuita Baltasar Gracián. En la misma Gracián afirma que “una mentira, para justificarse necesita crear todo un mundo falso”. De modo que la telaraña está precisamente ahí, en la falsedad y en la pobreza de espíritu, y ahora en esta nueva obra de este autor, bibliógrafo y editor dominicano.